El marketing digital es una herramienta esencial para cualquier negocio. Sea cual sea el tamaño de un negocio, en la actualidad debe plantearse tener una estrategia de marketing digital. Las posibilidades de comunicación que internet ofrece a cualquier empresa son infinitas. También, por eso mismo, diferenciarse y lograr destacar entre los demás es más complicado. Tener en cuenta ciertos aspectos básicos es esencial para lograr este objetivo.

Si se quiere llegar al público objetivo de un negocio deben seguirse al menos estos 5 pasos. Aunque son mucho más complejos de lo que aquí se verá, es una aproximación a cómo plantear una estrategia de marketing online.

TARGET O PÚBLICO OBJETIVO

Lo primero a la hora de comenzar a preparar el marketing digital para un negocio es definir claramente a quién se va a dirigir. Esto, en realidad, es fundamental antes de arrancar cualquier nuevo negocio. Si no se sabe quiénes son los potenciales clientes de un producto o servicio, difícilmente este saldrá adelante.

Para lograr definir esto de forma correcta debe conocerse bien la visión y misión del proyecto empresarial. Si el conocimiento del mismo es profundo, será más fácil concretar a quién se dirige el producto o servicio que se oferte. Y crear un perfil de usuario o cliente vendrá prácticamente dado. Pero lo ideal será basarse en estudios de mercado y competencia. Tratar de conocer el comportamiento de los consumidores.

Los aspectos clave de un perfil de público objetivo para plantear el marketing digital para un negocio serían los siguientes:

· Rango de edad

· Género

· Perfil profesional

· Nivel adquisitivo

· Territorio

· Hábitos consumo

Estos serían los aspectos más generales, en los cuales se puede profundizar más o menos. Siempre habrá alguno que pueda añadirse u otro que quizá no sea tan relevante según lo que se oferte.

WEB

Con un target bien definido, se puede comenzar a plantear el marketing digital para un negocio. Y por supuesto, lo primero que debe crearse es un sitio web. La web debe ser la piedra angular de cualquier estrategia de marketing digital. La web permite reforzar la identidad corporativa y servir de tarjeta de presentación. En muchos casos la web puede ser decisiva para la imagen que un usuario cree en su mente sobre un negocio. Por eso debe cuidarse mucho. Cada detalle es importante, y se aconseja no «correr» para lanzar un sitio web. Es preferible tardar un poco más en estar online que estar mal.

Una vez se define un público objetivo, se debe alinear con los objetivos del negocio. Es decir, los objetivos a lograr deben corresponderse en cierto modo con las necesidades a cubrir de los posibles clientes. Por poner un ejemplo sencillo y claro, si un objetivo empresarial es vender zapatos, una necesidad a cubrir sería el calzarse.

Aunque esto pueda parecer obvio, debe tenerse siempre muy presente. Además debe saberse transmitirlo. Es decir si esto sucede, pero no se logra comunicar a los clientes potenciales, es probable que no sirva de nada, ya que el mensaje no les llegará.

USABILIDAD

A nivel web, la clave está en la usabilidad. Los usuarios deben saber manejarse en un sitio web, deben poder encontrar y comprender lo que se les ofrece/buscan. Evitar la frustración puede llevar al éxito.

La sencillez es un factor que siempre debe tenerse como meta y como medio. Hacer las cosas sencillas en su forma, contenido y uso, ayudará mucho en lograr usuarios satisfechos. En marketing digital, como en cualquier diseño, menos es más.

Con una web bien planteada, se debe comenzar a poner el foco en el SEO. Las palabras clave. Los contenidos. El domino y url´s internas. La arquitectura de la información. Realizando un buen ejercicio de SEO podrá posicionarse la web en buscadores, a la vista del target anteriormente definido. Ya que por muy bien planteada, diseñada y desarrollada que esté una web, si los usuarios no pueden llegar a ella, no servirá de nada.

La creación de buenos contenidos, originales y de calidad aportará mucho al posicionamiento de un sitio web.

MKT CONTENIDOS

En la actualidad el marketing digital se basa principalmente en una de sus patas, el marketing de contenidos. El contenido es el rey. Y cada vez esto se sustenta más. Ya que afecta cada vez de forma más directa a la estrategia de marketing digital y el éxito de un negocio.

Es un tema muy amplio, pero se pueden distinguir dos focos claros en relación al marketing de contenidos. El propio contenido relacionado al producto o servicio. Y el branded content.

El primero será el contenido más funcional. Qué se ofrece, cómo se consigue, por qué es mejor que el resto de la oferta… Ofrecer toda la información posible es bueno. Aunque debe hacerse siguiendo unos criterios de jerarquización. Se debe priorizar la información más relevante, la que puede decidir una compra. O más bien la que puede decidir el plantearse realizar una compra. Cuando se ha dado este paso, se querrá saber más. Ahí es cuando hay que ofrecer información más técnica, más detallada, lo que realmente llevará a la decisión final.

Hay quien opina que «esconder» contenido, crear cierto suspense puede enganchar más a un usuario. Pero normalmente el usuario no tiene tiempo para esto, lo que quiere es saber. Quiere confianza y seguridad. La transparencia es clave en la comunicación digital.

El segundo, el branded content, está arrasando en las estrategias de marketing de contenidos. Se dirige al lado más emocional de los clientes, y normalmente busca la fidelización. Son contenidos que no tienen porqué contar nada sobre el producto o servicio. O al menos no lo hace de una forma objetivo, sino que lo trata de relacionar a momentos, recuerdos, deseos…

REDES SOCIALES

Aportan la comunicación directa y bidireccional con los clientes. Además permite viralizar los contenidos anteriormente mencionados. Se podrían entender como la parte más «personal» del marketing digital. Esto se refiere a la personalización de un negocio, la humanización. El negocio deja de verse como tal por parte del cliente, ya que se viste de igual. Trata de mostrar intereses sociales, de ocio, culturales, medioambientales… Permiten crear un tejido o ecosistema digital que suele

mantener como centro el sitio web. Aunque a veces pueden ser ecosistemas descentralizados, en las que cada eje tiene una importancia relativa similar.

Debe definirse el tono de comunicación de cada uno de estos ejes, pero nunca deben diferir demasiado del tono «oficial» de la marca o negocio.

[Total:0    Promedio:0/5]

¿Has visto estos otros artículos?