Agencia de contenidos o cliente. ¿Quién debe producir los contenidos?

Para producir un contenido amplio y profundo, es esencial tener un vasto conocimiento sobre el tema a tratar. Por razones obvias, las voces autorizadas para hablar de determinados temas, tendrían que ser aquellas que conviven con él a diario.

Siguiendo esta línea de razonamiento, algunos profesionales sugieren que la responsabilidad de la redacción de contenidos, debe recaer en el cliente y no en la agencia de contenidos, que debe ocuparse, según estos expertos, en cuestiones como la planificación, el análisis, la elección de las palabras claves, la densidad de las mismas y por supuesto la estrategia de marketing.

Aunque suene como una idea coherente, es bueno advertir sobre algunos tópicos que eventualmente nos podrían hacer cambiar de opinión. Veamos algunos:

EL CLIENTE NO SABE ELABORAR CONTENIDOS.

El primer problema es que el cliente, a diferencia de la agencia de contenidos, tenga la capacidad de escribir artículos o textos para ser publicados en internet, o que cuente con personal idóneo para llevar a cabo tal labor dentro de la empresa.

Por otra parte, si la agencia de contenidos, no puede saber con relativa antelación, cual es la cantidad y la calidad de los artículos, difícilmente podrá cumplir con su misión de planificar una exitosa estrategia de marketing.

CONOCIMIENTO NO SIGNIFICA CALIDAD.

Es un gran error pensar que, por tener un vasto conocimiento sobre el tema a tratar, el cliente pude producir un contenido de calidad.  No necesariamente, un contenido con una gran dosis de conceptos técnicos, por bien fundamentados que estos sean, es un contenido adecuado para lograr tráfico y para optimizar un sitio en particular.

Los buenos contenidos en internet, son producidos por personas que dominan algunos conceptos básicos de este formato y que suman a ello una buena dosis de investigación. Ese es el trabajo de la agencia de contenidos.

¿Cómo puede la agencia de contenidos producir artículos de calidad sin ser expertos en el tema?

La investigación es esencial para lograr este objetivo. Por supuesto, la fuente primaria es el cliente, y en cierta medida su competencia. El contenido debe incorporar información de calidad, veraz y confiable.  Igualmente debe transmitir valores y sentimientos positivos con respecto a la marca que intenta posicionar.

El contenido debe ser perfecto en términos de gramática, ortografía, semántica y sintaxis.  Algunos errores pueden pasar inadvertidos, pero otros sin duda, serán descubiertos y duramente castigados. Recordemos que las personas con mayor nivel intelectual y cultural, tienen igualmente capacidad de compra superior.

Si desea contratar la mejor agencia de contenidos de Europa, tan solo debe pinchar aquí.

[Total: 0   Promedio: 0/5]

¿Has visto estos otros artículos?