Email Marketing. Los errores que se comenten en estas campañas. Primera Parte.

Email Marketing es una herramienta esencial para el desarrollo de estrategias de Marketing Digital.  Una de sus grandes ventajas es la posibilidad de llegar, en forma personalizada, a los posibles clientes, incluso dirigiéndonos a ellos por su nombre propio.

Si a lo anterior sumamos el hecho de que casi todo el mundo tiene una cuenta de correo electrónico y por supuesto un teléfono inteligente, sobre todo en los entornos corporativos, podemos concluir que, Email Marketing resulta una herramienta poderosa que nos permite tener un acercamiento a potenciales clientes de forma directa y profunda.

Pero Email Marketing es más que enviar correos en forma masiva, para ver que podemos pescar.  Una campaña de Email Marketing debes ser diseñada y planeada teniendo en cuenta muchos detalles específicos que cada una de ellas requiere.

Son muchos los errores que se comenten al desarrollar campañas de Email Marketing sin contar con la experiencia y el conocimiento que esta labor requiere. Si desea contratar una campaña de Email Marketing, con la mejor agencia de contenidos de Europa, por favor pinche aqui.  Entre tanto, aquí están dos post –este y el siguiente- acerca de los errores frecuentes que se cometen a la hora de emprender este tipo de campañas de Marketing Digital:

NO ESTABLECER UN REMITENTE.

A algún “genio” del Marketing Digital le ha dado por pensar que, el no establecer un remitente en una campaña de Email Marketing hará que el receptor del correo lo habrá solo por la curiosidad de saber quién  lo envía.   Los estudios de efectividad demuestran que, las tasas de apertura de correos electrónicos en los que no aparece el remitente son muy bajas.

No basta con que aparezca un remitente. Debe así mismo existir consistencia y familiaridad entre el nombre del remitente y el objeto del correo, y de paso, si es posible, firmar el correo con el nombre, el apellido y la información de contacto de una persona real.

NO EXPONER EL TEMA DEL CORREO DESDE EL INICIO.

El tema del correo, el objetivo que se pretende, debe quedar expresado en forma inequívoca en el Asunto del Mail, así como en el primer párrafo del texto.

Crear expectativas, generar misterio y llevar al lector hasta la última frase para revelarle su propósito y así “obligarlo” a leer todo su contenido no es una buena idea.  Es posible que le funcione en algunos casos, pero muy seguramente, de los pocos que lleguen al final, muy pocos compraran. En la mayoría de ellos se generará apatía que hará que tan pronto huelan un próximo correo suyo lo eliminen sin siquiera leerlo.

Continúe esta lectura en nuestro siguiente Post, el día de mañana. Gracias.

[Total:0    Promedio:0/5]

¿Has visto estos otros artículos?