La experiencia de usuario productos digitales (ya sea una web, un software o una app) es esencial en la actualidad. Esto no es algo nuevo, pero cada vez gana mayor importancia a la hora de diseñar un sitio web, blog o app. Para resumirlo de forma clara y sencilla, se podría definir a la experiencia de usuario como el uso y la interacción de las personas con las interfaces digitales.
Esto implica contemplar muchos aspectos antes de comenzar a diseñar un producto digital. En primer lugar hay que tener en cuenta los aspectos humanos. Aquí entrarían quién plantea crear un producto y a quién va dirigido, o quién lo usará.
Por otro lado se deben contemplar otros aspectos de carácter técnico, como los dispositivos en los que se usará dicho producto. También deben tenerse en cuenta a la hora de diseñar la experiencia de usuario en productos digitales aspectos como el contexto de uso e incluso las expectativas de los usuarios.

Se va a tratar de desgranar aquí los puntos clave a tener en cuenta a la hora de diseñar una buena experiencia de usuario.

1. La entrevista al cliente:

Lo esencial antes de comenzar cualquier diseño es entender por qué es algo necesario. Saber a qué problema se quiere dar solución es algo que no siempre se tiene en cuenta antes de diseñar. Y sin embrago es transcendental.
En ocasiones se desarrollan ideas que han nacido de un momento de inspiración. Sin enfrentarse a un problema concreto alguien genera una idea y cree que es buena, por lo que decide llevarla a cabo. Pero cuándo se le pregunta por qué quiere desarrollarla, qué aportará ese nuevo producto, no sabe qué responder. O al menos no de forma clara.

Por este motivo es fundamente entrevistar al promotor de una idea. Aunque sea uno mismo. La entrevista debe tener las preguntas adecuadas, y deberán adaptares a cada proyecto, pero comenzar por la pregunta ya mencionada de “¿por qué?”, y repetirla las veces que sea necesario.

Luego nunca hay que olvidar preguntar sobre aspectos generales a cualquier proyecto, como serían los económicos, recursos humanos, tiempos de desarrollo, a quién se dirige el producto…

2. Recursos:

Como se comentó en el punto anterior se debe definir muy bien los recursos tanto económicos como humanos de los que se va a disponer. Esto ayudará a realizar un planteamiento realista del producto al que se puede aspirar.
La experiencia de usuario puede ser muy buena con un diseño muy sencillo y también con uno muy complejo. La solución que se plantee a un problema debe ser realizable. Y sobre el papel todo vale, pero si no se tienen en cuenta los recursos, lo más probable es que la solución planteada no sea factible.
Aquí podríamos incluir los tiempos. Al relacionar estos tres aspectos será mucho más sencillo hacer un planteamiento realista de un diseño.

Por tanto, los recursos ayudarán a definir una experiencia de usuario en productos digitales satisfactoria y realizable.

 

Fichas persoans. La experiencia de usuario en productos digitales
Fichas personas

3. Usuarios:

Son la base, como el propio nombre indica se va a diseñar la experiencia de usuario (UX, User Experince en inglés). Siempre deben de estar en el centro de cualquier decisión, ya que al final serán ellos quienes hagan buena o mala la experiencia diseñada.
Es importante tener nociones e investigar sobre el diseño centrado en el usuario y sobre la interacción humano-computadora. Esto aportará las bases para comprender porqué es tan importante diseñar los productos pensando en la experiencia de usuario. La simplicidad de comprensión y de uso de un producto podrá ser clave en el éxito del mismo.
El diseñador a veces peca de basar sus ideas y soluciones en su experiencia y su creatividad. En realidad estos aspectos son clave. Pero nunca se puede dejar de lado al usuario final, ya que es a quien se dirige un producto.
Los modos de uso de un producto pueden evolucionar, se van creando estándares a los que hay que atender. Pero cada usuario es un mundo y se los debe de tener en cuenta, de algún modo a todos. Esto no significa que haya que complacer a todos y cada uno de los usuarios potenciales de un producto. Eso es imposible, y no merece la pena intentarlo.

Pero se puede enfocar en un tipo de usuarios concretos. La creación de personas es un ejercicio que puede ayudar mucho a esto. Basar en datos perfiles de usuario de un producto dará una visión bastante cercana y acertada. Mostrará para qué y cómo se empleará un producto.

4. Contextos de uso:

Así mismo hay que entender en qué contexto se hará uso de un producto. En su casa tranquilo sentado en el sofá, mientras viaja en metro rodeado de gente, mientras conduce un vehículo o mientras hace la compra… Definir estos contextos permitirá diseñar una experiencia de usuario en productos digitales más rigurosa. Y por lo tanto, mucho más ajustada a las necesidades reales de uso.

5. Bocetar la experiencia de usuario en productos digitales:

Con todo lo investigado y las conclusiones obtenidas anteriormente ya se podrá ir bocetando la arquitectura de contenidos y la estructura de la interfaz a desarrollar.

Para ir dando forma a un diseño no se debe empezar con el detalle y con un documento final. La mejor opción es ir bocetando a grandes rasgos qué contenidos se mostrarán y de qué modo, además de qué funcionalidades se ofrecerán a los usuarios.

Las nomenclaturas son un aspecto fundamental en el diseño de experiencia de usuario en productos digitales. Ya que es importante que se reconozca lo que se va a encontrar en cada sección. Aquí no vale la prueba error, no se le puede ofrecer esto a un usuario. Lo ideal es que se manejen con total confianza, sabiendo qué va a ocurrir en cada momento, a cada interacción.

Test A/B. La experiencia de usuario en productos digitales
Test A/B.

6. Pruebas con usuarios:

Estos bocetos servirán, por ejemplo, para comprobar que los usuarios saben llegar a un contenido navegando por el menú principal. Para esto los card sorting pueden ser pruebas muy útiles y fiables.

También la navegación mediante contenidos o destacados es algo que se puede ir testando desde bocetos de mayor o menor nivel de fidelidad.

Las pruebas son fundamentales para lograr una buena experiencia de usuario en productos digitales. Serán las que permitan comprobar si un planteamiento ha sido acertado o no. Es decir comprobar si al funciona y se emplea como ha sido concebido o por el contrario es complicado de entender.

Tras estas pruebas se puede comenzar con el diseño definitivo de wireframes sobre el que trabajarán los diseñadores visuales y los desarrolladores. Trabajo que habrá que seguir testando para poder aplicar mejoras y evolucionarlo junto a las tecnologías y necesidades de los usuarios.

[Total: 1   Promedio: 5/5]

¿Has visto estos otros artículos?