Redactor de contenidos.  La importancia de escribir artículos “pilares”.

Como redactor de contenidos, suelo recibir comentarios positivos, algunos muy críticos y otros en los que se me pide que amplíe  una determinada información. Esto último sucede porque por lo general, la extensión típica de un artículo para blog es de 300 palabras. Igualmente, la teoría y la normativa al respecto nos obligan a utilizar frases cortas, párrafos con pocas frases y poca extensión, lo cual en ocasiones no permite desarrollar un tema con la profundidad que nuestros lectores reclaman y merecen.

Aunque un redactor de contenidos para una campaña de marketing digital, debe atender a unos lineamientos en cuanto a temáticas, palabras clave y extensión, en ocasiones se hace imperativo desarrollar los que solemos llamar como artículos “pilares”.  Los artículos pilares, son aquellos en donde se desarrolla un tema a fondo y es posible ampliar en forma detallada la información y los conceptos que no se desarrollan en los artículos diarios de un blog.

Se llaman pilares, porque ellos se convierten en el soporte de una serie de artículos posteriores, estos si de poca extensión, que resultan fáciles de desarrollar gracias a que previamente se ha desarrollado el llamado articulo pilar que sirve como referente y hace que no sea necesario ampliar en detalle una determinada información.

¿Cuáles son las características de los artículos pilares?

Antes que nada son más largos. Por lo general están por encima de las 750 palabras y pueden llegar incluso a las 2.000.   El redactor de contenidos debe entender que, esta extensión se debe justificar en la medida que el artículo está proporcionando información, datos, conceptos claros al lector.

El contenido de un artículo pilar es atemporal. Y lo es porque su contenido no es válido tan solo en la fecha en que se publique. Por el contrario, posterior a él se irán publicando artículos a diario que harán referencia al contenido de este articulo pilar.

El contenido del artículo pilar debe ser original y único.  Esto no significa que los artículos que se publican a diario en un blog no lo sean.  Sin embargo, el redactor de contenidos en ocasiones, suele actuar como un “curador” de información,  que recauda de otras fuentes de internet, procesa y recicla para obtener un nuevo artículo, que siendo original en su redacción, no lo es necesariamente en su contenido.

Y es que el articulo pilar debe ante todo describir la experiencia propia del redactor de contenidos en torno a un tema específico.  Estos artículos, se convierten por el contrario en fuente de material para otros redactores e incluso pueden generar enlaces a otros contenidos.

El redactor de contenidos debe entender claramente que, este tipo de artículos consumen más tiempo y energía que los post que suele publicar a diario. Estos contenidos requieren un trabajo de investigación y en ocasión tomar notas y madurar algunas ideas antes de plasmarlas en un post.  Y aunque no recibirá una remuneración mayor por todo este trabajo, vale la pena hacerlo ya que estos artículos son la fuente de la credibilidad de un blog y contribuyen a aumentar el tráfico a largo plazo.

Cuando un lector se encuentra frente a un artículo bien escrito, informativo, interesante, es muy probable que marque el sitio como favorito en su ordenador y probablemente se suscriba generando un Lead.

Así es que, si por lo general sigues el contenido de un blog, en el que sueles encontrar contenidos de una extensión y unas características básicas y de repente te sorprenden con un artículo más extenso, ameno, informativo y que te pone a pensar en un determinado tema, ya sabes porque es.  Un redactor de contenidos ha hecho un esfuerzo adicional pensando en ti.

Si necesitas contratar una campaña de marketing digital, hazlo con la mejor agencia de Europa tan solo pinchando aquí.

 

[Total:0    Promedio:0/5]

¿Has visto estos otros artículos?