Un redactor digital, debe enseñar antes que vender.

Ya nos hemos referido en este espacio, a la importancia que tiene para una Empresa el tener un blog y un redactor digital.  Igualmente hemos mencionado muchas razones para que, mediante contenidos la Empresa esté presente en las redes sociales.

Es posible, que tu empresa ya se haya convencido de ello, e incluso ya tengan su blog. Hayan contratado un redactor digital y tengan sus cuentas creadas en las diversas redes sociales.  Ahora viene una pregunta inevitable.

¿Sobre qué debemos hablar en estos nuevos medios de comunicación?

Uno de los errores que comente un redactor digital o una empresa al iniciar actividades en redes sociales, es dar a ellas el mismo tratamiento que se da a los medios de publicidad tradicionales.  En los medios tradicionales, el marketing se basa en presentar un producto, un coche, un perfume, un restaurante.

En las redes sociales, los usuarios eligen lo que quieren ver, cuanto tiempo lo quieren ver, deciden que compartir y que recomendar.  Por ello, sus contenidos tienen que ser interesantes para los lectores, es preciso utilizar enlaces que conduzcan a su blog o a otro tipo de contenido que resulte de interés para el visitante.

En marketing digital, el jefe del negocio no es el dinero. Es el contenido. Por ello, la mejor sugerencia que se le puede hacer a un redactor digital es, que utilice contenido para enseñar a sus clientes.

¿Qué debemos enseñar?

Si está es la pregunta que te ha surgido, la respuesta es, enseñar a tu cliente algo relacionado con tu negocio.  Para ello solo necesitas, saber, creer, y tener la capacidad de producir un contenido sin poner ninguna inversión financiera.

Entender cuáles son los problemas de tu público objetivo, y enseñarles a resolverlo. Ver que preguntas hacen y responderla en los contenidos.

La enseñanza ayuda a crear la demanda del cliente.

La enseñanza genera contenido relevante e interesante para el público, que se transmite más fácilmente  y atrae  a nuevos clientes.   La enseñanza genera continuidad y por ello establece una relación.

En la publicidad tradicional, cuando alguien ve anunciado su producto, tiene dos opciones: comprar o no comprar.  Si opta por la segunda, en ese punto termina cualquier posibilidad.  En marketing de contenidos, si el lector decide no comprar, continuará siguiendo su blog, o sus redes sociales, en tanto encuentre contenidos de interés, y es muy probable que en una próxima oportunidad compre.

La enseñanza ayuda al cliente a cambiar su fase de compra. Mientras que en el ciclo de publicidad tradicional, alguien compra una cámara profesional porque trabaja en fotografía, en marketing de contenidos, el aprendizaje que se da a través de textos, crea la necesidad en el visitante de adquirir productos relacionados y esto es algo que debe tener siempre presente un redactor digital.

La enseñanza es credibilidad.

La enseñanza aporta credibilidad.  Para enseñar hay que saber. Cuando se le pregunta a las personas, acerca de un famoso cocinero, de un buen fotógrafo o del mejor arquitecto, el 80 por ciento de ellos citan a personas que de una u otra forma ejercen una actividad pedagógica, sea presencial o virtual, por encima de algunos que han obtenido importantes logros en sus profesiones, pero que no dedican tiempo a la enseñanza.

Finalmente queremos recomendarte que, si deseas evaluar la calidad de tus contenidos como redactor digital, ponte en los zapatos de tus clientes. Dale una repasada con la mirada que tendría un cliente, y trata de ver si tus contenidos si están cumpliendo una función pedagógica. Si la respuesta es no, entonces debes replantear tu estrategia o tan solo pinchar aquí.

[Total: 0   Promedio: 0/5]

¿Has visto estos otros artículos?