¿Qué es EAT y YMYL? | La importancia de la calidad del contenido

¿Qué es EAT y YMYL? | La importancia de la calidad del contenido

En el sector del marketing digital existen muchos términos con los que no estamos relacionados y que nos pueden costar entender si no nos movemos en ese mundo. Por ejemplo, muchos se preguntan qué es EAT o YMYL. Sin duda, ambas palabras se relacionan con SEO, pero ¿qué implican cada una y qué importancia tienen en nuestro posicionamiento? Pues vamos por pasos.




¿Cuál es la importancia de la calidad del contenido de tu página web y blog?

A los contenidos se les cataloga como el ‘rey del posicionamiento’ desde hace tiempo. No es para menos, pues las personas busca información en Internet de cualquier cosa, así como ayuda para solucionar problemas relacionados con su salud o cualquier otro asunto. Por ello, sea que tengas un blog o una página web, cuidar los contenidos es de suma importancia.

De ello dependerá que Google te premie o te penalice y que tu sitio suba o no posiciones en el buscador. Un contenido de calidad genera tráfico, mejora el posicionamiento, atrae y fideliza clientes. ¿No son estos los objetivos que te marcaste al crear tu sitio? ¡Pues ve a por ellos!

¿Qué es EAT y YMYL? | La importancia de la calidad del contenido

Qué significa EAT en SEO

Seguramente ya sabes que Google siempre se está actualizando y lanzando nuevas normas y directrices para evaluar la calidad de las búsquedas de modo que se pueda entender cómo podrían funcionar mejor las páginas webs en el algoritmo de Google. Dos de estas directrices son EAT o YMYL, y es de suma importancia entenderlas y comprender cómo funcionan para que nuestro posicionamiento funcione de manera correcta.

Qué es EAT

Se trata de siglas que corresponden al inglés «Expertise Authoritativeness y Trustworthiness», que traducido al español podría ser Experiencia, Autoridad y Confiabilidad. Por tanto, las páginas web de alta calidad de contenido, para Google tienen elevados niveles de EAT.

Ahora bien, ¿qué es para Google un contenido de alta calidad? Si bien la apariencia de una página, así como su usabilidad y rapidez de carga, son importantes, el contenido lo es aún más. Ya sabes lo que dicen, ‘el interior es lo que cuenta’. ¡Y eso mismo piensa el gigante de las búsquedas! Aquí tienes unos puntos que tu contenido debe cumplir si quieres mejorar tu EAT:

Longitud

Cualquier contenido que incluyas en tu web debe ser lo suficientemente amplio como para que el usuario pueda responder todas las preguntas y dudas que tenga sobre un tema. Y de eso se trata, de hablar de un solo tema en el que las ideas queden claras y satisfagan las necesidades de los usuarios.

Profesionalidad

Los temas deben estar escritos por expertos en la temática, que cuente con la autoridad suficiente ante los ojos de Google y que aporte un contenido confiable. Los usuarios que buscan sobre algo de lo que entienden, pueden percibir fácilmente si la información no ha sido escrito por un experto en la materia. Esto restará confiabilidad a tu página y bajarán tus niveles de EAT.

Sito web

Tu página web debe contar con una reputación positiva por el contenido de la página y presentar la suficiente información auxiliar que ayude al usuario a saber quién eres, qué ofreces y la experiencia en ese campo.  Además, debe tener otro contenido complementario que mejore la experiencia de usuario.

Su diseño debe ser funcional, intuitivo y tiene que estar actualizado y subir nuevos contenidos con frecuencia, siempre de calidad y siguiendo las pautas anteriores.

Qué significa YMYL en SEO

Ya que hemos visto un poco lo que es el EAT, veamos el otro concepto, un acrónimo del inglés «your money or your life» (tu dinero o tu vida). Este concepto es usado por Google para definir a las páginas webs que afectan directamente de una forma u otra a la vida de las personas, ya sea en su felicidad, su salud o riqueza.

Los sectores más penalizados por EAT y YMYL content

Para Google estas páginas deben cumplir de forma más estricta con los requisitos pues al influir en la vida de las personas, entiende que incluso pueden hacer peligrar su salud o integridad. Se considera en este grupo a las páginas de:

  • Ciencia, política y tecnología.
  • Publicaciones de contenidos en torno al gobierno, leyes o información de interés público.
  • Finanzas.
  • Recomendaciones para la compra de productos o servicios.
  • Salud (hospitales, médicos o temas genéricos).

Es entendible que haya que ejercer un cuidado aun mayor a la hora de crear contenidos en páginas de este tipo, pues las personas suelen hacer caso a las recomendaciones de internet con respecto a estos temas. 

¿Cómo asegurarnos de la calidad del contenido web y blog?

Aunque ya hemos visto algunos puntos que inciden de forma directa en el nivel de EAT a ojos de Google, repasemos algunos:

Una página debe ayudar a la gente

Con ‘ayudar’ se entiende lograr una buena experiencia de usuario a través de contenidos multimedia y escritos de valor que contesten dudas, así como expresar opiniones.

Dentro de la experiencia de usuario también podemos incluir una página que carga rápido, una interfaz intuitiva, menús que faciliten la negación y u diseño que inspire confianza.

Experiencia, autoridad y confianza

Un sitio web debe cumplir con las siglas de EAT, es decir:

  • Experiencia del autor de contenidos.
  • La autoridad del autor en el campo del contenido y la web.
  • La confianza que transmite en el contenido dados los dos puntos anteriores.

¿Cómo le transmitimos a Google que somos de confianza? A través de estos puntos:

  • Información de contacto. Deja ver de manera clara cómo puede el usuario contactar contigo y si tienes una oficina in situ, pon la dirección. Incluye también tus redes sociales e incluso un número de teléfono.
  • Página segura. Es algo que tus clientes valorarán.
  • Google My Business. Ten cuidado con tus reseñas negativas, pues para Google, eso sí que es importante.

Como ves, el éxito de tu web o blog, y por tanto de tu negocio, depende de la calidad de los contenidos, así que ¡cuídalos! Y ya sabes que si no sabes cómo poner en práctica todos estos consejos o cómo mejorar tus contenidos, en Contenidos Click estamos preparados y dispuestos a ayudarte.

¿Cómo puedo lograr un buen posicionamiento de los contenidos?

Pasos para el buen posicionamiento de los contenidos

Redactar contenido de calidad es imprescindible para que tu web o blog suscite interés. Sin embargo, además de la calidad del contenido existen otros factores para lograr el buen posicionamiento de los contenidos. Sin ellos, no conseguiremos llegar al público que deseamos.

Los pasos a seguir para un posicionamiento de los contenidos eficaz

A continuación vamos a conocer el orden de actuación para la publicación y el posicionamiento de los contenidos. De esta manera, nuestra página web podrá obtener más visitas y atraer a clientes potenciales.

Analiza al emisor y al destinatario

Cuando redactamos con el objetivo del posicionamiento de los contenidos debemos tener en cuenta dos factores. Por un lado, quién o en nombre de quién se está redactando ese texto. En segundo lugar, hacia quién irá dirigido.

Al hablar de la empresa que genera esa publicación, o el equipo profesional que haya designado para ello, hay que tener claro a qué se dedica aquella y cuál es su filosofía. De este modo, al desarrollar un texto estaremos manteniendo siempre el mismo punto de vista e iremos acorde con sus objetivos generales.

De lo contrario, se tratará de contenidos dispares e incoherentes que podrán crear confusión a quienes se acercan para leerlos. Además de la misma visión, habrá que intentar mantener un estilo similar. O al menos, seguir unas mismas directrices en cuanto al tono o al enfoque. En lo referente al destinatario, habrá que especificar con claridad a quién se dirigen las publicaciones.

Busca ideas interesantes

El segundo paso para el posicionamiento de los contenidos es el material con el que trabajamos. ¿Son interesantes nuestras publicaciones? ¿Aportan valor? Toda la información que se comparte debe estar relacionada con el sector en el que operamos y ofrecer, o bien conocimiento sobre algo, o bien algún dato que pueda resultar interesante.

Es por ello que debemos tener presente a quién nos dirigimos. El posicionamiento de los contenidos, además de fundamentarse en algoritmos, también exige de cierta calidad. Si no, aunque inicialmente pudiésemos recibir visitas, se generaría una mala imagen de nuestra marca y, con el tiempo, los clientes potenciales buscarían otros portales más interesantes.

Crea una ventaja competitiva

En un mercado en el que competimos con multitud de empresas que se dedican a lo mismo, hay que saber diferenciarse. Este es el tercer paso en el posicionamiento de los contenidos. Dicen que ya está todo inventado, pero siempre es posible desarrollar ideas originales, aunque puedan basarse en otras ya existentes.

Además, realizar un copia y pega directo de Internet se penaliza en los buscadores. Por tanto, esto repercute negativamente en el posicionamiento de los contenidos. Debemos enfocarnos en las cualidades que ofrece nuestra publicación.

posicionamiento de los contenidos

Realiza una investigación previa

Redactar para el posicionamiento de los contenidos no equivale a escribir un texto y subirlo a Internet. Además de los aspectos en cuanto al estilo y su calidad, que hemos mencionado previamente, hay que realizar una investigación previa.

Especialmente cuando nos basamos en otras ideas, podemos tender a incluir datos que no han sido contrastados. Por otra parte, si decidimos ofrecer contenido totalmente original debemos informarnos, es decir investigar, al respecto.

La información veraz y contrastada es otra forma de mejorar el posicionamiento de los contenidos. Y también nuestra propia marca. Esto denota profesionalidad y conocimientos sobre la materia en cuestión; algo que puede convertirse en una ventaja competitiva en sí misma.

A su vez, debemos asegurarnos de que la información que se aporta es actual. Internet nos ofrece una cantidad ilimitada de material. Sin embargo, si no verificamos la fecha o si se han producido modificaciones recientes que no hemos contemplado podemos perder credibilidad.

Mantén una periodicidad constante

Para el posicionamiento de los contenidos y para atraer visitas no es necesario publicar a diario. Se trata de encontrar una frecuencia que sea coherente y periódica. Por ejemplo, de nada nos sirve publicar una decena de artículos en una semana si luego pasamos tres en la que no realizamos ninguna publicación.

Al mismo tiempo, hay que saber distribuirlos. Esto es, si hemos decidido realizar un número determinado de publicaciones a la semana, una buena idea es compartirlos siempre en los mismos días. Así, nuestros/as lectores/as sabrán cuándo pueden esperar información nueva, en lugar de realizar publicaciones de manera aleatoria.

Cuando hemos establecido un calendario para nuestros artículos, debemos respetarlo. Esto nos dará una imagen de seriedad y compromiso con lo que hacemos.

Respeta los parámetros del SEO

El posicionamiento de los contenidos en base a las especificaciones del SEO va variando con el tiempo. Para lograr aparecer en una buena posición debemos utilizar un título atractivo, un texto claro y bien estructurado y que resulte ligero a la vista.

Antes de redactar los textos conviene consultar cómo funciona el posicionamiento de los contenidos siguiendo el SEO. De esta manera ahorraremos tiempo y crearemos directamente publicaciones que resulten beneficiosas, tanto para la propia empresa como para su clientela.

Además de estos parámetros en cuanto a títulos y palabras clave, podemos valernos de otras herramientas más visuales, como las imágenes o los vídeos. Todo aquello que nos ayude a hacer nuestro texto más ligero y entretenido beneficiará al posicionamiento de los contenidos.

Comparte lo que publiques

El último paso en el posicionamiento de los contenidos hace referencia a la comunicación. Nuestros artículos no deben aparecer únicamente en nuestra página web, sino que deben aparecer en todas las redes sociales de las que dispongamos.

Si no contamos con ellas, sería un aspecto a tener en cuenta, ya que redes sociales como Facebook o Twitter cuentan con millones de usuarios. De este modo, nuestro contenido será más visible y podrá ser compartido con mucha más facilidad.

El posicionamiento de los contenidos no es una tarea extremadamente compleja, pero sí hay que saber llevarla a cabo. Contactar con profesionales que se dediquen a ello puede ser nuestra mejor arma para llegar a nuevos clientes y afianzar la relación que mantenemos con los actuales.