La experiencia de usuario en productos digitales (UX)

La experiencia de usuario productos digitales (ya sea una web, un software o una app) es esencial en la actualidad. Esto no es algo nuevo, pero cada vez gana mayor importancia a la hora de diseñar un sitio web, blog o app. Para resumirlo de forma clara y sencilla, se podría definir a la experiencia de usuario como el uso y la interacción de las personas con las interfaces digitales.
Esto implica contemplar muchos aspectos antes de comenzar a diseñar un producto digital. En primer lugar hay que tener en cuenta los aspectos humanos. Aquí entrarían quién plantea crear un producto y a quién va dirigido, o quién lo usará.
Por otro lado se deben contemplar otros aspectos de carácter técnico, como los dispositivos en los que se usará dicho producto. También deben tenerse en cuenta a la hora de diseñar la experiencia de usuario en productos digitales aspectos como el contexto de uso e incluso las expectativas de los usuarios.

Se va a tratar de desgranar aquí los puntos clave a tener en cuenta a la hora de diseñar una buena experiencia de usuario.

1. La entrevista al cliente:

Lo esencial antes de comenzar cualquier diseño es entender por qué es algo necesario. Saber a qué problema se quiere dar solución es algo que no siempre se tiene en cuenta antes de diseñar. Y sin embrago es transcendental.
En ocasiones se desarrollan ideas que han nacido de un momento de inspiración. Sin enfrentarse a un problema concreto alguien genera una idea y cree que es buena, por lo que decide llevarla a cabo. Pero cuándo se le pregunta por qué quiere desarrollarla, qué aportará ese nuevo producto, no sabe qué responder. O al menos no de forma clara.

Por este motivo es fundamente entrevistar al promotor de una idea. Aunque sea uno mismo. La entrevista debe tener las preguntas adecuadas, y deberán adaptares a cada proyecto, pero comenzar por la pregunta ya mencionada de “¿por qué?”, y repetirla las veces que sea necesario.

Luego nunca hay que olvidar preguntar sobre aspectos generales a cualquier proyecto, como serían los económicos, recursos humanos, tiempos de desarrollo, a quién se dirige el producto…

2. Recursos:

Como se comentó en el punto anterior se debe definir muy bien los recursos tanto económicos como humanos de los que se va a disponer. Esto ayudará a realizar un planteamiento realista del producto al que se puede aspirar.
La experiencia de usuario puede ser muy buena con un diseño muy sencillo y también con uno muy complejo. La solución que se plantee a un problema debe ser realizable. Y sobre el papel todo vale, pero si no se tienen en cuenta los recursos, lo más probable es que la solución planteada no sea factible.
Aquí podríamos incluir los tiempos. Al relacionar estos tres aspectos será mucho más sencillo hacer un planteamiento realista de un diseño.

Por tanto, los recursos ayudarán a definir una experiencia de usuario en productos digitales satisfactoria y realizable.

 

Fichas persoans. La experiencia de usuario en productos digitales
Fichas personas

3. Usuarios:

Son la base, como el propio nombre indica se va a diseñar la experiencia de usuario (UX, User Experince en inglés). Siempre deben de estar en el centro de cualquier decisión, ya que al final serán ellos quienes hagan buena o mala la experiencia diseñada.
Es importante tener nociones e investigar sobre el diseño centrado en el usuario y sobre la interacción humano-computadora. Esto aportará las bases para comprender porqué es tan importante diseñar los productos pensando en la experiencia de usuario. La simplicidad de comprensión y de uso de un producto podrá ser clave en el éxito del mismo.
El diseñador a veces peca de basar sus ideas y soluciones en su experiencia y su creatividad. En realidad estos aspectos son clave. Pero nunca se puede dejar de lado al usuario final, ya que es a quien se dirige un producto.
Los modos de uso de un producto pueden evolucionar, se van creando estándares a los que hay que atender. Pero cada usuario es un mundo y se los debe de tener en cuenta, de algún modo a todos. Esto no significa que haya que complacer a todos y cada uno de los usuarios potenciales de un producto. Eso es imposible, y no merece la pena intentarlo.

Pero se puede enfocar en un tipo de usuarios concretos. La creación de personas es un ejercicio que puede ayudar mucho a esto. Basar en datos perfiles de usuario de un producto dará una visión bastante cercana y acertada. Mostrará para qué y cómo se empleará un producto.

4. Contextos de uso:

Así mismo hay que entender en qué contexto se hará uso de un producto. En su casa tranquilo sentado en el sofá, mientras viaja en metro rodeado de gente, mientras conduce un vehículo o mientras hace la compra… Definir estos contextos permitirá diseñar una experiencia de usuario en productos digitales más rigurosa. Y por lo tanto, mucho más ajustada a las necesidades reales de uso.

5. Bocetar la experiencia de usuario en productos digitales:

Con todo lo investigado y las conclusiones obtenidas anteriormente ya se podrá ir bocetando la arquitectura de contenidos y la estructura de la interfaz a desarrollar.

Para ir dando forma a un diseño no se debe empezar con el detalle y con un documento final. La mejor opción es ir bocetando a grandes rasgos qué contenidos se mostrarán y de qué modo, además de qué funcionalidades se ofrecerán a los usuarios.

Las nomenclaturas son un aspecto fundamental en el diseño de experiencia de usuario en productos digitales. Ya que es importante que se reconozca lo que se va a encontrar en cada sección. Aquí no vale la prueba error, no se le puede ofrecer esto a un usuario. Lo ideal es que se manejen con total confianza, sabiendo qué va a ocurrir en cada momento, a cada interacción.

Test A/B. La experiencia de usuario en productos digitales
Test A/B.

6. Pruebas con usuarios:

Estos bocetos servirán, por ejemplo, para comprobar que los usuarios saben llegar a un contenido navegando por el menú principal. Para esto los card sorting pueden ser pruebas muy útiles y fiables.

También la navegación mediante contenidos o destacados es algo que se puede ir testando desde bocetos de mayor o menor nivel de fidelidad.

Las pruebas son fundamentales para lograr una buena experiencia de usuario en productos digitales. Serán las que permitan comprobar si un planteamiento ha sido acertado o no. Es decir comprobar si al funciona y se emplea como ha sido concebido o por el contrario es complicado de entender.

Tras estas pruebas se puede comenzar con el diseño definitivo de wireframes sobre el que trabajarán los diseñadores visuales y los desarrolladores. Trabajo que habrá que seguir testando para poder aplicar mejoras y evolucionarlo junto a las tecnologías y necesidades de los usuarios.

5 tips para cuidar los contenidos web y la usabilidad

Los contenidos web y la usabilidad son dos aspectos completamente relacionados. Aunque veces no todo el mundo sea consciente. Se suele oír que el contenido es el rey, pero un contenido que no esté bien presentado y sea accesible, en todos los sentidos, prácticamente no servirá de nada. Debes tener en cuenta a la hora de gestionar un sitio web la calidad de los contenidos. Por supuesto, y que estén trabajados para SEO, pero es imprescindible que estos contenidos web mantengan una buena arquitectura de la información tanto en el back como en front. Es importante tener en cuenta los siguientes aspectos si se pretende que los contenidos web y la usabilidad vayan de la mano. Cumpliendo ciertos estándares de usabilidad se generará una buena experiencia de usuario:

  1. Arquitectura de la información

La base del buen funcionamiento de un sitio web es crear una buena arquitectura de la información. Es decir, una estructura lógica que organice los contenidos en diferentes niveles. Esto afecta a dos aspectos:

El primero sería el árbol de contenidos. Se refiere a qué secciones principales y niveles de navegación serán los que definan dicha organización de los contenidos web. Permitirá tener una web comprensible, donde el usuario se encuentre cómodo y ubicado en todo momento. Sabiendo navegar entre contenidos y encontrado lo que busca de forma sencilla.

Por otro lado, la arquitectura ayudará a definir también la estructura de cada página. En secciones y niveles específicos los contenidos web siempre mantendrán una estructura similar. Formada por etiquetas de encabezado HTML, en la que existirá un H1 -título de una página web. No de un sitio web- que actuará de matriz, y que podrá albergar varios H2, H3, H4… podría decirse que una estructura en cascada de los contenidos.

El árbol de contenidos tiene más que ver con aspectos estratégicos (a nivel objetivos de negocio) y de navegación (a nivel de necesidades del usuario). Mientras que las etiquetas de encabezado HTML afectan más a aspectos de SEO y de comprensión de los contenidos por parte de los usuarios.

  1. SEO

    businessman draw with marker busines enviroment sktch on glass isolated on white in studio

El SEO es importante cuando hablamos de los contenidos web y la usabilidad, sin duda. Lo es porque el SEO afecta a la encontrabilidad de dichos contenidos. Si no se aplican buenas prácticas de SEO a la hora de redactar contenidos web es probable que pocos usuarios accedan a dichos contenidos. Y si algo no se encuentra, dará igual la calidad y el cuidado que se le haya dedicado, ya que no generará ningún tipo de impacto. Para aplicar una buena estrategia de SEO se ha debido investigar los intereses de los usuarios a los que se dirige la información. Deberá conocerse qué buscan, qué les mueve a acceder o consumir un contenido concreto. Se podrá, por tanto, ofrecer contenidos ajustados a los gustos o necesidades de dichos usuarios.

  1. Diseño visual (UI)

Aunque se pueden leer muchas cosas al respecto, está claro que la presentación visual de un contenido influye en la comprensión y aceptación del mismo. Hay quien sostiene que es algo secundario. Pero está claro que en los últimos años el mundo de los productos digitales a evolucionado mucho. Y el «envoltorio» puede ser tan importante como el contenido, siempre dependerá de cada producto, por supuesto. Pero en ningún caso es un aspecto secundario o irrelevante.

En muchas ocasiones un producto, o un contenido, puede «entrar por los ojos», y eso se deberá a un buen diseño visual. Además, y lo que es más importante el diseño visual está reforzando los contenidos web y la usabilidad, ya que centra su técnica en aspectos como el contraste. Los espacios en blanco, la simplicidad y otros aspectos visuales pueden definir el peso y la comprensibilidad de un contenido. Si estos se conjugan de forma correcta ayudará mucho a la lectura y compresión. Mientras que malas prácticas en estos aspectos pueden convertir un buen contenido en algo ilegible o incomprensible para un usuario.

  1. Diseño de interacción

Todos estos aspectos están finalmente relacionados entre sí, ninguno es independiente del otro, y si no se conjugan bien, bajo unos mismos criterios y una estrategia bien definida. Es probable que el esfuerzo dedicado a ellos sea infructuoso. Por eso es importante seguir siempre procesos o métodos de trabajo que vayan desde lo más genérico al detalle más minucioso. Por lo tanto, la arquitectura de la información, como se ha dicho, responde a un concepto global que trata de lograr los objetivos del sitio web a la vez que cubre las necesidades de los usuarios. Todo mediante el uso de interfaces gráficas y los contenidos que en ellas se presentan.

En los últimos años la disciplina que mueve todo el diseño de los contenidos web y la usabilidad de un sito o plataforma, es la experiencia de usuario (UX). Aquí entran todos los momentos de interacción entre el usuario y la interfaz. Así que las microinteracciones, las transiciones, animaciones, los tiempos de carga, el tamaño de letra, la calidad de las imágenes, etc. Son aspectos que ganan muchísima importancia y que dejan de ser pluses para convertirse en esenciales.

  1. Otras tips para aunar los contenidos web y la usabilidad

Emplear técnicas de redacción informativa, como la pirámide Invertida son clave a la hora de fortalecer los contenidos web y la usabilidad. Son técnicas que vienen de los medios analógicos, y que en los medios digitales ganan mayor importancia. Los usuarios en general no leen, o leen de forma sesgada, en diagonal. Buscando frases palabras o contenidos destacados. Por este motivo lo ideal es tratare atrapar la atención del lector sacando el contenido más relevante a un primer nivel de información. Y una vez se le engancha ir profundizando en el tema.

Las citas o referencias al texto sirven para destacar frases clave de un contenido y generar curiosidad en un usuario. Facilita la lectura, haciéndola más cómoda, ofrece un descanso, una pausa a lectura larga, y permite una reflexión sobre lo que se está leyendo.

Incluir imágenes que aporten significado al contenido. Las imágenes deben tener una función informativa. Deben ayudar a la comprensión de un contenido, nunca deben de ser imágenes meramente estéticas incluidas porque sí. Además las imágenes siempre deben llevar una descripción de lo que muestran por temas de SEO y también de accesibilidad.

Estos son sólo algunos aspectos que influyen a la hora de generar una buena estrategia para cuidar los contenidos web y la usabilidad. Prestando atención a estos detalles y enfocándolos a la consecución de unos objetivos claros. Se garantiza un sitio con un buen equilibrio entre los contenidos web y la usabilidad. Cumplirá los estándares mínimos para ofrecer un sitio de calidad.